Mailing

Mailing: No caer en el spam

Las malas prácticas de algunas empresas y, la popularización de estas en internet, hace que el e-mail marketing o mailing se vuelva más complejo y complicado. Cada vez son más los sitios que solicitan un mail para poder acceder a contenido exclusivo, ofertas especiales, o para poder finalizar una simple compra. Esto obliga a dejar en innumerables sitios nuestro correo electrónico que, posteriormente saturara la bandeja de entrada de correos de promociones y publicidad de dichas web. La masificación de correos de empresas llega a ser tanta que, los filtros de correo, no son capaces de discernir entre los correos “buenos” de los “malos” mezclándolos e, incluso filtrando correos importantes para el usuario.

 

Evitar que nuestro mailing acabe en la carpeta “spam” es casi imposible, pero siguiendo unas pequeñas recomendaciones, es menos probable.

  1. Envía correos solo a las personas que te hayan dado el consentimiento expreso para ello
  2. Indica claramente qué tipo de información van a recibir y con qué frecuencia. Se puede usar la técnica de doble opt-in para que confirmen realmente su suscripción.
  3. Nunca compres bases de datos de correos. Estas bases de datos pueden contener trampas y arruinar completamente tu reputación.
  4. Mantén actualizada tus bases de datos. Si hace mucho que no mandas un mail, puedes encontrarte con que el destinatario ya no existe, provocando un rebote duro o Hard bounces
  5. Cuida el contenido del mensaje, hazlo ligero, con un equilibrio entre imágenes y texto y, evitando palabras que se puedan catalogar como “spammy”
  6. Envía contenido relevante para tus clientes, ten la base de datos segmentada, para así, enviar a cada grupo solo lo que a este le interese.
  7. Los asuntos del mail tienen que ser cortos y llamativos, que inciten a leer e mail.
  8. Envía los mail de forma frecuente, pero no abuses. Si envías demasiados mail puedes saturar a tus suscriptores, decidiendo estos darse de baja o aun peor marcarte como spam.
  9. Limpia regularmente tus contactos. Borra trimestralmente los contactos inactivos y quédate solo con los que verdaderamente son útiles. Puedes mandar un último mail de aviso para asegurarte si quieren seguir suscritos o si ya no les interesas.
  10. Testea a tus usuarios, no des por sentado que sabes lo que les gusta. Prueba a mandarles diferentes correos y compara los datos.

También hay que tener en cuenta que en la actualidad, la mayoría de los usuarios leen los correos en el móvil, por lo que los correos tienen que estar adaptados a este. Al igual que con las páginas web, los mail tienen que tener varias características para ser atractivos a la lectura desde el móvil.

Diseño adaptativo (Responsive web design). Hay que facilitar el visionado del correo y su lectura. Se reciben muchos correos y si el nuestro es difícil de leer (desplazamientos, contenido descolocado, superposición de elementos…) el suscriptor saltara al siguiente correo.

  • No tiene que tener Flash. Recordemos que muchos móviles no soportan la tecnología flash.
  • Contenido no muy extenso. Para facilitar una rápida lectura y, si hay algo que ampliar información, se redirección mediante un enlace.
  • Rapidez de carga. Al igual que con el diseño, el mail tiene que cargar rápido si no queremos perder al suscriptor.

Herramientas como mailchimp.com o acumbamail.com nos facilitaran mucho nuestro trabajo.